viernes, 5 de abril de 2013

Candidiasis vaginal

                               
¿Qué es una candidiasis vaginal?
La candidiasis es una infección vaginal común, producida por levaduras, que ocurre cuando hay un crecimiento excesivo de éstas, generalmente del género Cándida albicans.

Causas:
La mayoría de las mujeres tendrá una candidiasis vaginal en algún momento. La Cándida albicans es un tipo común de hongo, a menudo presente en pequeñas cantidades en la boca, el tubo digestivo, vagina y en la piel. Por lo regular, no ocasiona enfermedad ni síntomas ya que es mantenida bajo control por las bacterias y el sistema inmune. Ciertas condiciones alteran este equilibrio natural, permitiendo su crecimiento en exceso como por ejemplo: 
-Tomar antibióticos para tratar otras infecciones. Los antibióticos cambian el equilibrio normal entre los microorganismos en la vagina al disminuir el número de bacterias protectoras.
-El embarazo.
-La obesidad.
-La diabetes.
Una candidiasis no es una enfermedad de transmisión sexual, sin embargo, algunos hombres presentarán síntomas como erupción y prurito en el pene después de tener relaciones sexuales con una mujer infectada.
Tener muchas infecciones vaginales por cándida puede ser un signo de otros problemas de salud. Otras infecciones y flujos vaginales se pueden confundir con una candidiasis vaginal.  Por ello vamos a explicar con más detalle la clínica que produce.

¿Cuáles son los síntomas de la candidiasis vaginal?
·        El síntoma más frecuente y molesto es el picor vaginal.
·     Presencia de dolor por irritación vaginal y vulvar, que también produce enrojecimiento. El rascado puede empeorarlo; pudiendo aparecer úlceras en la vagina y en la vulva.
·       El flujo vaginal es más denso de lo normal, habitualmente blanco y con un aspecto similar al queso o yogur.
·       Aparece escozor al orinar que es producido porque la orina irrita el tejido inflamado de la vulva.
·       Algunas mujeres con candidiasis al tener relaciones sexuales pueden tener dolor e intenso picor sin mucho flujo vaginal.

¿Quién puede tener una candidiasis vaginal?
Casi un 75% de todas las mujeres adultas han tenido al menos una infección genital producida por levaduras en su vida. Las infecciones vaginales producidas por Cándida ocurren de forma más frecuente y grave en las personas que tienen el sistema inmune debilitado. Hay otras situaciones que pueden hacer que una mujer tenga mayor riesgo de desarrollar esta infección:
Embarazo y otros cambios hormonales: El embarazo produce un ambiente ideal para el crecimiento de las levaduras.
Diabetes mellitus: Si la glucemia está mal controlada, las levaduras pueden crecer de forma excesiva.
Uso de antibióticos de amplio espectro: Los antibióticos destruyen las bacterias de nuestro organismo que controlan el crecimiento de las levaduras. Algunos antibióticos se asocian de forma particular con la candidiasis vaginal.
Uso de corticoides y otros fármacos que alteran el sistema inmune: Aumentan el crecimiento de las bacterias o interfieren con los mecanismos de control del organismo. Otros factores: El uso de aceites de baño, jabones perfumados o desodorantes perfumados. El uso de ropa muy ajustada o sintética. Las relaciones sexuales pueden producir una candidiasis o empeorar los síntomas.

¿Cómo se diagnostica una candidiasis vaginal?
Los síntomas de la candidiasis genital son similares a los de otras muchas infecciones vaginales. Para hacer un diagnóstico normalmente se necesita hacer un análisis (citología y cultivo) del flujo vaginal.
Se hará un examen pélvico. Puede mostrar hinchazón y enrojecimiento de la piel de la vulva, en la vagina y el cuello uterino. Es posible que el médico detecte manchas blancas y secas en la pared vaginal. Puede haber fisuras en la piel de la vulva.

¿Cómo se trata la candidiasis vaginal?
La candidiasis vaginal se cura con fármacos antifúngicos que detienen el crecimiento de la Candida:
Tratamiento local: Es el más habitual. Consiste en la aplicación de óvulos (parecido a un supositorio) que se introducen en la vagina así como cremas aplicadas en la vulva.
Tratamiento oral: Cápsulas o pastillas, como son miconazol, clotrimazol, tioconazol o butoconazol.
Lee los prospectos cuidadosamente y úsalos de acuerdo con las instrucciones. No dejes de usar estos medicamentos antes de lo debido porque sus síntomas hayan mejorado. Necesitarás tomar el medicamento durante 3 a 7 días, dependiendo de cuál le hayan recetado. Si no tiene infecciones repetitivas, un día de medicamento podría funcionar en su caso.
Ambos tipos de tratamiento funcionan igual de bien, pero algunas mujeres encuentran que el tratamiento local es complicado.

¿Qué debes hacer si piensas que tienes una candidiasis vaginal?
Acude a tu médico de cabecera, fundamentalmente si es la primera vez que te ocurre. El médico hará un examen de la vagina y tomará una muestra que se analizará para ver si la levadura está presente.
El flujo vaginal y el picor pueden deberse a otras infecciones, tales como vaginosis bacterianas, infección por Trichomonas o por Chlamydia . A veces el herpes genital también puede confundirse con una candidiasis vaginal.
Ya que la candidiasis vaginal y la infección del tracto urinario pueden tener síntomas similares, como sensación de escozor al orinar, es importante ir al médico para que realice las pruebas de laboratorio adecuadas para determinar la causa de los síntomas y tratarla de forma eficaz.
Alrededor de un 5% de las mujeres con candidiasis vaginal desarrollan una candidiasis vulvovaginal recurrente, esto es, cuatro o más infecciones con síntomas en un año. Aunque es más frecuente en las mujeres con diabetes o un sistema inmune alterado, otras no tienen ninguna condición que favorezca la aparición de estas infecciones recurrentes. Actualmente la candidiasis vulvovaginal recurrente se trata con medicación antifúngica intensiva por vía oral durante 6 meses.

¿Qué puedes hacer si tienes una candidiasis vaginal?
Si no puedes ir al médico inmediatamente, puedes lavarte con agua con sal (una cucharilla de sal en medio litro de agua) o tomar un baño con sal. Esto calma las molestias y disminuye el crecimiento de las levaduras.
Otras cosas que pueden ayudarte son:
-Evitar tener relaciones sexuales.
-Evitar el rascado o lavado excesivo para no dañar la zona.
-El yogur natural sin azúcar aplicado directamente en la vulva alivia los síntomas en algunas mujeres. 

Cómo prevenir la candidiasis vaginal:
-Si te recetan antibióticos por otro motivo y eres propensa a tener candidiasis, comentalo con tu médico por si cree conveniente recetarte un antifúngico simultáneamente.
-Mantén tu área genital limpia y seca. Evite el jabón y enjuague sólo con agua. Sentarse en un baño tibio pero no caliente puede aliviarle los síntomas. 
-Procura no permanecer con trajes de baño húmedos o con ropa para hacer ejercicio durante mucho tiempo y lávalos después de cada uso.
    -No tomes duchas vaginales. Si bien muchas mujeres se sienten más limpias si toman duchas vaginales después de la menstruación o relación sexual, esto puede realmente empeorar el flujo vaginal debido a que elimina bacterias sanas que recubren la vagina y que están allí para protegerla contra una infección.
    -Cuida tu salud: Come bien y haz ejercicio.
  -Después de ir al servicio, límpiate de delante hacia atrás para evitar que los gérmenes del ano pasen a la vagina.
    -Evita llevar ropa ajustada y sintética, especialmente si eres propensa a desarrollar candidiasis. Es aconsejable el uso de ropa de algodón.
    -Cambia las compresas y los tampones con frecuencia.
    -Recambio a diario de la ropa interior y de las toallas de baño.
    -Si eres diabética, controla tus niveles de azúcar en sangre.
   -Toma yogur con cultivos vivos o tabletas de Lactobacillus acidophilus cuando esté tomando antibióticos para evitar una candidiasis vaginal.
   -Usa condones para evitar contraer o diseminar infecciones de transmisión sexual (ITS).
   -Evita el uso de aerosoles, fragancias o polvos de higiene femenina en el área genital.
   -Usa ropa interior de algodón o pantimedias con entrepierna de algodón. Evita la ropa interior hecha de seda o nailon debido a que estos materiales no son muy absorbentes y restringen el flujo de aire. Esto puede incrementar la sudoración en el área genital, lo cual puede ocasionar irritación.

Posibles complicaciones:
Se pueden presentar infecciones crónicas o recurrentes si no recibes el tratamiento apropiado o tienes una afección médica subyacente. Es importante que el médico te examine en busca de enfermedades que puedan llevar a infecciones por hongos, como diabetes.
También se puede presentar una infección secundaria. El rascado intenso puede provocar que el área resulte agrietada, lo que aumenta la probabilidad de contraer una infección. 
Las infecciones repetitivas que se producen inmediatamente después del tratamiento o una candidiasis que no responde a ningún tratamiento, puede ser una señal temprana de VIH. Ante cualquier duda no dudes en acudir a tu matrona o médico de familia.









Lucía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario